Reseña #25: “Seamos felices mientras estamos aquí”

 

Ficha técnica:
ulanovsky

Título: Seamos felices mientras estamos aquí
Autor: Carlos Ulanovsky
Año: 2001
Género: Novela
Editorial: Sudamericana
Páginas: 187

Sinopsis:

Entre noviembre de 1974 y enero de 1983, Carlos Ulanovsky se trasladó, en dos ocasiones, con su familia al Distrito Federal de México. Fue no más entre miles que, por elección propia pero también forzado por las circunstancias de persecución, violencia, miedo y muerte de la época, decidió alejarse del país. De aquellos tiempos provienen estos textos, escritos más desde la emoción que desde el análisis político tradicional.

En este documento entrañable el autor pinta el mundo tan diferente de su aldea adoptiva y llega al corazón del lector a través de un relato vigente y emotivo, reconocible y universal.

Opinión:

Puedo decir que el libro de Ulanovsky me gustó. ¿Las razones? simples. Este pequeño libro de menos de 200 páginas es una puerta que nos lleva a una cultura desconocida y retrata aspectos, que quizás pasan desapercibidos, de la idiosincrasia argentina.

El escritor, en una suerte de autobiografía emotiva, relata sus años de exilio en la capital mexicana, el D.F, entre noviembre de 1974 y 1983. Describe sus vivencias desde una óptica característica. No como turista ni como alguien que está de paso. Retrata la sociedad mexicana desde el punto de vista de alguien que planea quedarse poco tiempo allí, pero que irremediablemente tiene que instalarse, adoptar costumbres ajenas y formar vínculos con los oriundos del lugar. Algo a priori difícil por los típicos prejuicios de los que de los que nadie se salva y que rápidamente son desechados al convivir.

Ula vive sus días en México con miedo a instalarse definitivamente. Con el miedo como algo latente. Ese mismo miedo que lo llevó a huir de su ciudad natal, esa Buenos Aires golpeada por la dictadura, que se vuelve ideal y espantosa en su mente, atractiva y repulsiva, pero que al regresar le devuelve una serie de desilusiones y las marcas que el tiempo dejó.

La melancolía es otro factor fundamental. Extrañar un lugar en el que se pasó por tantas cosas. Tanto en el lugar de exilio como al regresar a la Argentina, ya que aparecen escritos una vez de vuelta en la ciudad de origen, en donde se recuerda con ojos de soñador años pasados.

¿Qué aprendí con el libro?

En “Seamos felices mientras estamos aquí” aparece una serie de aspectos pintorescos de la cultura mexicana. La comida. Esos picantes condimentos tan característicos y que a cualquier turista no habituado terminan por provocarle dolencias de estómago. Una cierta mirada ingenua y amable de los locales, tan diferente al estereotipo soberbio y gritón del argentino, también es otro símbolo de lo qué aprendió el autor en su convivencia diaria con gente de la que pudo aprender muchas cosas.

Además, es rescatable las emociones descritas en el libro. El relato del cómo se vivió un periodo histórico para la Argentina, pero en el exilio, desde afuera, a salvo de las calamidades de la dictadura, pero preso de pensamientos y miedos. Alejado de sus seres queridos, con una pulsión casi obsesiva por buscar información de su país natal, que llevan al exiliado a desesperarse por conseguir algún ejemplar de un diario argentino. Los años sin Internet fueron duros y más en un contexto mundial muy particular.

Sobre el autor:

carlos-ulanovskyCarlos Ulanovsky nació en Buenos Aires el 23 de octubre de 1943. Es padre de dos hijas y abuelo de un nieto y una nieta. Es periodista y escritor.

Como periodista se inició en 1963 y desde entonces trabajó en numerosos e importantes medios escritos de Buenos Aires, Argentina y del Distrito Federal, México, en donde vivió durante dos períodos, entre noviembre de 1974 a diciembre 1975 y de abril de 1977 a enero de 1983.

Como escritor lleva publicados 23 libros, veinte de ellos investigaciones históricas sobre la radio, la televisión y los diarios y revistas en la Argentina, ensayos, biografías, análisis del lenguaje cotidiano, crónicas y una novela.

Fuente: carlosulanovsky.com.ar

A favor: 

Como siempre, rescato que el texto este compuesto por breves capítulos que se devoran en cuestión de minutos y que hacen más ágil la lectura. De lectura recomendable para abrir la cabeza a la historia nacional y a conocer detalles de una cultura más que interesante.

En contra:

A pesar de que el texto era rico en historias, me costó engancharme. Si bien pude aprender muchas cosas, por momentos se tornó repetitivo.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s