Los jovenes SI leemos

Tiene apenas 18 años y colabora con siete editoriales. Matías Gómez está sentado en el patio de su casa con uno de sus libros favoritos: Harry Potter y la piedra filosofal. En la tapa se ve el dibujo de un niño con anteojos, varita y enorme cicatriz en su frente que tiene en el hombro a una lechuza blanca más grande que su cabeza. Este es el quinto libro que Matías lee en un mes por placer. La editorial Salamandra le mandó el ejemplar con la esperanza de que sea reseñado en su canal de Youtube o en su Blog, donde acumuló miles de seguidores.
Cuando termina de leer espera a que todos se duerman. Es sábado a la madrugada y su pieza es el único faro que ilumina desde la ventana de su habitación a una casa silenciosa y oscura. Prepara la cámara y la pone frente a un estante lleno de libros. Con la nueva edición de Harry entre sus manos repasa en voz alta todo lo que tiene para contar, en diez minutos, sobre la lectura. Prepara una de sus mejores sonrisas, aprieta play.
¿Quién dijo que los adolescentes no leen?
***
“Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas”, ¿O sí? Quizás Harry Potter no tenía idea de que sus travesuras serían el comienzo de un boom narrativo que no deja de crecer día a día. La magia que nació entre las páginas del primer libro de la saga, publicado en 1997, se extendió hasta hoy marcando un antes y un después en la literatura juvenil.
“Los booktubers están súper informados, mucho más informados que nosotros”, asegura Mariana Vera, directora del departamento de libros infanto-juveniles de la editorial Penguin Random House, desde su escritorio. Sobre él descansan un teléfono, una computadora, algún que otro papel y su taza que de a poco va llenando el aire de un aroma a café. El lugar está rodeado de libros que forman el decorado, se acomodan de manera impecable en los estantes: algunos acostados, otros parados, todos a la espera de tener algo de suerte y ser leídos.
“Están informados en el sentido de que muchas veces nos dicen… miren que se viene tal película de tal libro. Entonces nos fijamos si lo tenemos, para poder alertar al comercial de que tenga muchos ejemplares porque probablemente se vendan mucho”, agrega mientras toma un sorbo de su café. “Si hay una película nosotros nos enteramos, pero si por ejemplo se va a hacer una película para el 2016 o en Estados Unidos está siendo boom tal libro, en general son los editores de España los están atentos a eso y nosotros tenemos a los booktubers”.
Los booktubers son chicos que realizan video-reseñas a través de sus canales de Youtube. Surgieron en el año 2010 en Estados Unidos y México, extendiéndose más tarde al resto de los países latinoamericanos y España con mucho éxito. En principio sus videos se dirigían a mostrarles a sus seguidores los libros nuevos que adquirían, más tarde las reseñas se incorporaron para quedarse. En Argentina los que representan esta movida son Macarena Yannelli y Matías Gómez que admiten estar “obsesionados con la lectura”.
En los últimos años se registró un incremento muy marcado de Literatura Infantil-Juvenil y sobre todo del segmento de libros para jóvenes no sólo en la Argentina, sino que en el mundo. Mariana asegura que hace unos siete u ocho años un tercio del plan editorial estaba destinado a la literatura juvenil y hoy en día ese segmento representa más de la mitad del plan de novedades que muchas veces son modificados en función de lo que los adolescentes recomiendan.
***
El pasto estaba húmedo y resbaladizo. El cielo azul peleaba contra las nubes que amenazaban con cubrirlo por completo y volverlo gris. El sol prefirió esconderse y asomarse sólo si las nubes perdían batalla. Mientras tanto la llovizna se calmaba. No importó. Cuando Melina Corbetto, la bloguera que ideó el plan de un picnic literario, llegó con dos amigos, tiraron los manteles al piso y se sentaron bajo un árbol. El punto de encuentro fue el Planetario. Acomodaron mates, galletitas, libros y esperaron a los invitados. Meli sacó su celular y publicó: “El picnic no se suspende, a los lectores nada nos detiene” en el evento creado en Facebook. Y era verdad. De a poco, jóvenes lectores llegaron y se acomodaron en círculo mientras dejaban bizcochitos o jugos para compartir.
Cristina Alemany, directora editorial de V&R Editoras, no faltó al encuentro. Una de las estrategias de este tipo de empresas es conocer los gustos de sus lectores que al ser jóvenes, se modifican todo el tiempo.
-¿Qué están leyendo actualmente?- Les preguntó Cristina al grupo mientras compartía un mate con una chica de pelo azul que estaba sentada al lado de ella.
-Estoy terminando la saga de Cazadores de Sombras- Le respondió otro chico que mientras se sentaba con posiciones yoicas comía bizcochitos salados. – ¿Sabían que ya salieron las nuevas tapas y ediciones de la saga?- preguntó de golpe.
-¡Sí!- Le respondió rápido Meli. –Pero acá van a tardar en llegar-
“Mañana sale la nueva tapa de Los Orígenes”, “Ya terminó de escribir su libro Cassandra Clare”, “Deberían traducir este libro, se va a vender mucho”. Se pisaban para hablar y todos tenían algo que aportar. La mayoría leía libros en inglés y sabían cuáles se vendían en Estados Unidos o España.
Más tarde las distopías fueron el centro de la charla. Este género parece ser el boom del momento. Primero los magos, después los vampiros ahora personajes realistas o miembros de sociedades futuristas son el centro de atención. Las películas también ayudan al éxito: Correr o morir, Los juegos del hambre y Divergente son algunos de los ejemplos. Las tres, basadas en tres trilogías distópicas, donde sus protagonistas son adolescentes y están en una sociedad contra la que se revelan. Son un éxito tanto en lectores como espectadores que muchas veces compran los libros para entender mejor la película o saber cómo va a terminar todo.
Primero magos, después vampiros, ángeles y demonios y hoy personajes realistas, parecen conquistar a esta generación de jóvenes que se gastan mucha plata en libros.
***
“Uno de los problemas más importantes que sufrimos los lectores, es el precio del libro”, afirma Matías Gómez, el pionero en realizar reseñas en Youtube. Desde abril del año pasado hasta este año, se registró un aumento en los precios de las novelas en general de un 30 y 40 por ciento. En los casos de los best-sellers, se registró un incremento del 70 por cierto, por ejemplo el libro “Bajo la misma estrella” que aumentó de 129 a 219 pesos en un año. Lo mismo sucede con las plataformas digitales. Esto tiene que ver con la economía: cuando la demanda aumenta, los precios también.
Esa es una de las razones por los que, tanto blogueros como booktubers, deciden colaborar con las editoriales. “Primero me ofrecía vía mail con algunas editoriales no tan conocidas. Les mandaba la página de mi blog, la cantidad de seguidores que tenía y ellos evaluaban si les conviene o no colaborar conmigo. A veces ni me contestaban”, agrega Matías mientras se acomoda los lentes que decide sacárselos cuando realiza sus videos.
Sin embargo, al colaborar con tantas editoriales, Matías tiene la oportunidad de elegir qué tipo de libros quiere que le manden. “Por lo general, el género fantasioso es el que más me gusta. De hecho comencé mis lecturas con el máximo de la fantasía que es Harry Potter”, admite.
***
Y Mariana coincide con que la fantasía es un género muy elegido entre los jóvenes. “En este momento nos están funcionando dos o tres líneas. Por ejemplo todo lo que es de Rick Riordan que son libros más con una beta fantástica. Por otro lado funcionan muy bien libros mucho más realistas que publicamos desde Nube De Tinta, como por ejemplo Bajo la misma estrella, La lección de August, Ciudades de papel, Buscando Alaska”, cuenta mientras termina su café.
“Lo lindo de la lectura es que hace que los chicos formen grupos de pertenencia, ya sea a través de las redes sociales o reuniones. Que cada vez sean más es una caricia al alma la verdad”, agrega mientras mira sonriendo su mesa y se acomoda un rulo desobediente que se escapó detrás de su oreja.
***
Al finalizar el picnic los chicos se despidieron y prometieron un encuentro mucho más importante con escritores incluidos. Para los adolescentes, la lectura ya no es solo una práctica solitaria, aislada y silenciosa, sino una actividad colaborativa.
“Actualmente los chicos leen en comunidad, es decir, hacen un intercambio de opiniones”, dice Cristina Alemany antes de irse. “Valoran más la recomendación de un par que las publicidades o las ofertas de las librería, por eso la importancia de los bloggers o los booktubers para nosotros”, afirma sonriendo.
“Travesura realizada”, diría Harry. Quizás no tiene idea de las repercusiones que provocaron sus travesuras a lo largo de estos 15 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s